AQUELLA FUERZA INTERIOR

No era cuestión del “chico malo” o el “chico bueno”… sino de un sentimiento que iba más allá. Una seguridad interior que declinaba la balanza considerablemente con argumentos propios, ajenos a mi consciencia y indescifrables para mi entendimiento. Esa fuerza era mayor a mi voluntad y ante la batalla salió triunfante, junto a esa sensación de derrota y vulnerabilidad que se adueñó de mi y la petulancia increbrantable de ella ante los hechos. Aunque ahora viéndolo con perspectiba… le estoy tremendamente agradecida a aquella fuerza y su decisión. Sin duda fue la buena, ya que hoy me siento feliz viviendo esta vida. Y no me quedan más que palabras de agradecimiento ante su cabezonería de entonces. ^^

IMMA – 9 Mayo 2009

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensaments. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s