AFRODISIACO COMO LA VIDA MISMA



Me gusta hacerte volar. Hacerte sentir. Traspasar contigo la frontera de la realidad y perdernos en esa nube de sensaciones que cosquillean el alma.
Me gusta viajar contigo, hasta el interior de nuestra complicidad, y una vez allí, mirarte a los ojos y leer mis propios anhelos, como un espejo de sensaciones que nos embriaga. Ebrios de amor, de juego impulsivo, de besos largos y intensos. (imma)

Y mi cuerpo se abre…, se abre…, se abre ante ti, deseoso de que lo explores. De que recorras cada rinconcito de piel y te recrees en las zonas volcánicas. Te sumerjas en el mar de mis misterios y pintes allí con pasión, ternura y destreza. (imma)

Abrázame los sentidos y deja escudriñarme en tu piel. (imma)

Ante la cavidad de tus deseos sumergidos en el frenesí de mis latidos. Inquietos, como dos adolescentes, ante el juego de amarse, de descubrirse la piel y los misterios. De sorprenderse ante la complicidad de los gestos, ante la lujuriosa excitación de las caricias. (imma)

Tu cuerpo, desnudo, dibujando las dunas suaves, calientes… me siento sediento ante tu piel. (imma)

Me preguntaba de qué color sería tu sonrisa. (imma)

Dejé mi huella en tus deseos, en tus anhelos, en tu recuerdo. Me tatué en tu parte instintiva sin que te dieras cuenta y permaneceré ahí como un gen recesivo, esperando el momento oportuno para sorprenderte de nuevo. (imma)

Las fichas de puzzle encajaban y solo restaba seguir jugando, porqué ambos leían el mismo libro. (imma)

El cuerpo en plena danza sensual, se deja acariciar y moldear por el aire como un pañuelo de seda. La armonía se presiente en el ambiente, engulléndonos todos los momentos en un mismo acorde. El sonido, una sirena hechicera que nos embriaga.
El oleaje de la pasión nos arrastra mar adentro. Hacia ese punto en el que el retorno ya no es una opción. En el que el éxtasis por vivir, por sentir, por tatuar en la mente y la piel, se hace una necesidad invariable.
El tiempo, nos marca la partitura y se acelera acorde a los latidos del corazón. Una persecución al deseo, frenesí dulce que nos arrebata el aire y nos sosiega uno en brazos del otro. Y todo se vuelve vibración expansiva. (imma)

En sus manos contuvo, por un momento absoluto, todo lo que habían deseado. El anhelo de todo lo que podrían vivir si fueran… más allá… allí donde se fundirían en uno y dejarían de ser dos desconocidos para  encontrar el propio lenguaje de sus latidos. La sinfonía perfecta para su amor. (imma)

Su piel duerme en mis brazos…Y sus sueños en el mundo que he creado para ella. (imma)
 

En la intimidad de la penumbra eran amantes exhaustos. Que inhalaban el aire sabiendo que les faltaba oxigeno. Sumergidos en la fiebre de los acontecimientos que se superponen creando una cadena sin sentido y sin fin. Afrodisíaco juego de caricias, besos que se estiran inertes a los latidos del tiempo, fuego que abraza y quema, y consume, y exalta… (imma)

Con esa fragilidad en la mirada, ese miedo en los gestos, esa inseguridad en el ambiente. Quisiera apaciguar tu angustia y transmitirte tranquilidad y sosiego a tu alma. Susurrarte templeza y ternura sin invadir tu espacio, permitiéndote respirar a tu antojo, hasta encontrar tu propio ritmo. Seré paciente y respetaré tu espacio, tu tiempo… Permaneceré aquí, retirado, donde puedas verme y permitirme, cuando tu quieras, entrar en tu guarida. (imma)

Perdóname por mi impaciencia. Por tenerte ahí y sucumbir a la tentación de acercarme… por querer endulzar tu vida y ofrecerte gominolas. (imma)

El murmullo del silencio, como un desliz de bienvenida que se expandía en nuestros cuerpos. (imma)

La simplicidad parecía contradictoria y a la vez extenuante, hasta extraña. La moralidad se enfrentaba a un muro mucho mayor que ella. Y eso era, aterrador, porque significaba navegar sin rumbo, a la deriva con las velas abiertas buscando nuevos vientos que nos impulsaran a un nuevo porvenir. (imma)

En la cresta de la duna, deslizándonos bajo la danza del desierto. (imma)

Aún no sucedió, pero me lo he imaginado tantas veces en mi mente…, que hasta siento en cada poro de mi piel todo aquello que sentiríamos, como una bocanada de aire inundándonos el ser. Como si ya lo hubiéramos vivido en nuestra realidad y fuera el recuerdo que se estremece por dentro, resurgiendo intransigente, deseoso de liberarse otra vez. (imma)

Ante la insinuosa línea del horizonte de tu silueta que abre un abanico de posibilidades en mi mente. (imma)

Por un instante se adentró en sus ojos y leyó todo lo que sus anhelos pintaban. Descubrió sus sueños y sorprendida, se ruborizó, ante la semejanza de los suyos. (imma)

Sinergia de miradas furtivas que despiertan esa capacidad de curiosear en el otro, buscando, que se  yo, quizás el espejo de uno mismo. (imma)

La ternura se vuelve secreta, íntima, nuestra… (imma)

 


(Artwork: Evasion)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PROSA POÉTICA I: SOBRE EL AMOR Y EL SEXO. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AFRODISIACO COMO LA VIDA MISMA

  1. Marta dijo:

    hola!m\’ha agradat el teu blog!ets dissenyadora artística??agrega\’m: martakb_sbd@hotmail.comi parlem ^^vagi b!

  2. Carlo Magno dijo:

    Está fantástico y muy completo tu espacio. saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s