EL BESO

Ella esbozó aquella cálida sonrisa que era el origen de las arrugas que le emmarcaban la boca, y él por fin alargó la mano y le tocó la cara, la dulce curva del labio superior. La boca de ella se relajó, pero la sonrisa siguió en los ojos. Siguiendo el borde del labio con la punta del dedo hasta la comisura y encerrándole la mejilla en la palma de la mano, se inclinó hacia ella despacio hasta que los labios se rozaron. Sintió que ella temblava. Y supo que estaba preparada para entregarse a la pasión que aguardaba aquel beso, que no demoró en llegar.
 
IMMA
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fragmentos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL BESO

  1. georgina dijo:

    Tia havien moltes fotos que no havia vist…!jajajajaEstas megabuenaaaaaaa!!!Muak!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s